Bienvenidos a Agua Pura Vida

LLEGAN A CATALUÑA BARCOS CON AGUA PARA DETENER LOS PROBLEMAS CON LA SEQUÍA

La Generalitat confirma la llegada de estos barcos a Barcelona para abastecer la provincia.

Debido a los grandes problemas de sequía que hay desde los últimos años en Cataluña, cada vez más personas se encuentran frente a esta polémica.

La sequía que ha habido en los últimos años no sólo ha afectado a la falta de agua en muchos de los hogares, sino que también a negocios y agricultores que han sufrido por no disponer suficiente agua. 

Estos problemas se han agravado con el tiempo, provocando que cada vez en más hogares y pueblos de la zona falte agua a causa de las restricciones.

Esta situación ha sido definida ya como “emergencia nacional”, puesto que se trata de la sequía más grave que se ha llegado a registrar hasta ahora, y por ello se están tomando medidas preventivas para evitar que en un futuro nos suponga un problema aún más grande. 

Sin embargo, esta no es tampoco la primera vez que sucede, ya que en 2008, el año en el que se registró la peor sequía de la historia reciente de Cataluña hasta ahora, llegaron dos barcos con agua desde Mallorca y Marsella. 

Afortunadamente, tan solo fueron necesarios esos dos, ya que en la primavera de esa época llovió con intensidad y los embalses de agua se llenaron fácilmente.

Ahora, en 2023, llegará una carga de 20.000 metros cúbicos de agua potable procedente de Tarragona, cantidad de agua es el equivalente al consumo diario de más 170.000 personas

No obstante, se prevé que esta vez será diferente ya que deben llegar al menos diez barcos, a la espera de que estos sean suficientes por el momento.

SE APRUEBAN NUEVAS RESTRICCIONES DE AGUA EN BARCELONA

Las falta continuada de lluvias obliga a la Generalitat a imponer o endurecer medidas contra el gasto de agua.

  • Se reduce el consumo máximo de agua de 230 litros a 210 litros por habitante y día.
  • Queda prohibido llenar piscinas de uso personal o familiar. Por el contrario, sí podrán llenarse parcialmente piscinas públicas.
  • Las calles, fachadas, alcantarillado y pavimentos no podrán limpiarse con agua potable.
  • Los consumos industriales se reducirán entre un 15% y un 25%.
  • El riego agrícola será reducido un 40% o se tendrá que sustituir una parte de los caudales destinados a riego por aguas regeneradas.
X